Y con ella llegó… ¿el escándalo? Sobre la Delegada del Gobierno en Madrid

Más bien diremos que ha llegado un ejercicio de represión directa, bastante convencional y eficaz en los tiempos que corren, donde toda posibilidad de aminorar nuestra economía afecta de manera importante a la hora de tomar decisiones en lo que al ejercicio de los libres derechos se refiere.

Desde la entrada de nuestra nueva Delegada de Gobierno, las cosas han cambiado y no porque se esté dando cumplimiento a lo que se entiende por legalidad directamente aplicable, sino porque las maneras de hacerla efectiva (en el caso de que así se entendieran) distan mucho de lo que entendemos como Estado de Derecho.

Nueve detenciones en las dos acciones del yonopago y, hasta el momento y que tenga conocimiento esta Comisión Legal, ocho sancionados administrativamente con multas que rondan los trescientos euros. Los motivos de estas sanciones, desobediencia y alteración del orden público en la mayoría de los casos.

Desobediencia” llaman ahora los que gobiernan a informar en el caso de los periodistas que, ejerciendo su profesión y el derecho de todos y todas a estar informados -precisamente por eso-, ahora han resultado sancionados. Sanciones por “desobediencia” frente a cargas policiales que pretenden justificar, bajo la apariencia de desórdenes, la respuesta clara de un nuevo gobierno que entiende los derechos fundamentales, y el ejercicio de los mismos, como algo violento y necesariamente reprimible.

Hablar de los nueve detenidos del 10 de febrero supone hablar de nuevo de cargas policiales, agresiones, lesionados/as, que últimamente son el leiv motiv de este nuestro nuevo Estado de Derecho, aderezado todo ello con actuaciones irregulares en comisaría, y así denunciadas en los respectivos Colegios por los letrados/as que intervinieron en las asistencias a los detenidos en la Brigada de Información.

Hablamos de cambios y no buenos, hablamos de vulneración de derechos fundamentales, sociales; hablamos de un nuevo gobierno y una nueva delegada… ¿Debe escandalizarse este Estado de Derecho? Desde la comisión legal creemos que sí.

 

Comisión Legal Sol

Anuncios