Carta de una periodista a la Delegada del Gobierno de Madrid

A la atención de Doña Cristina Cifuentes Cuencas, Delegada del Gobierno en Madrid

Señora Cifuentes,


Me llamo Paloma Aznar y soy periodista. Como me consta su gran interés por la información y los medios de comunicación, estoy segura de que mi nombre no es desconocido para usted; he trabajado durante once años para el diario El País, y durante quince para Radio Nacional, mis reportajes y entrevistas se han publicado en más de veinte medios internacionales, he participado en muchos programas de televisión, he escrito varios libros y he dirigido películas documentales y de ficción. Tengo importantes premios periodísticos, cinematográficos y literarios. Pero no es mi intención abrumarla con mi trayectoria profesional. Es otro el motivo que me ha llevado a escribir esta carta.


La madrugada del 16 de Mayo, fui retenida por miembros de la UIP en el centro de Madrid, en la esquina del Teatro La Latina, junto a dos compañeros y un grupo de jóvenes que regresaban tranquilamente a sus casas después de haber ido a un concierto en el parque de Las Vistillas. Estuvimos casi media hora rodeados por más de quince agentes con los cascos puestos y sin número de identificación. Se llevaron nuestra documentación, que nos devolvió después el único agente identificado (sin explicarnos el motivo de la retención).
Las noches anteriores, en los alrededores de la Puerta del Sol y la Gran Vía, miembros de la UIP habían agredido a varios periodistas, entre ellos, al Premio Pulitzer Javier Bauluz.


En Agosto de 2011, durante la celebración en Madrid de la JMJ, fui golpeada en la calle Carretas por miembros de la UIP cuando estaba trabajando. Esos días, también fueron agredidos por agentes de la UIP otros compañeros periodistas. Denunciamos entonces la incomprensible actuación de su antecesora en el cargo, Mª Dolores Carrión Martín, de quien no recibimos ninguna respuesta.


Yo pensaba que usted lo haría mejor, pero me ha decepcionado. Escucho sus declaraciones en la SER y dice que “todos los policías llevan su identificación”, aunque yo tengo decenas de imágenes que demuestran lo contrario; puedo ponerlas a su disposición cuando quiera. Y no es la única norma que han incumplido. En “Los desayunos de TVE”, comentó usted que “algunas personas estaban esperando estos días una actuación diferente por parte de la Policía”. Yo soy una de ellas, esperaba que respetasen la legalidad.

Doña Paloma Aznar Fernández

Anuncios