COMUNICADO ANTE LA RESPUESTA RECIBIDA DE LA ADMINISTRACIÓN EN CUANTO A LAS DENUNCIAS DE NO IDENTIFICACIÓN DE LOS AGENTES DE LA POLICÍA NACIONAL

En las últimas dos semanas hemos recibido contestación a las denuncias interpuestas como Comisión Legal ante el Ministro del Interior el pasado 11 de mayo de 2012 y ante la Dirección General de la Policía el pasado 9 de abril de 2013. En ambas se acreditaban  fotográficamente 80 y 248 actuaciones policiales, respectivamente, en las que funcionarios de la Policía Nacional (en especial UIP)  intervenían sin estar debidamente identificados con su “número de placa”, por lo que se reclamaba que se iniciaran expedientes sancionadores contra estos agentes por, según la Ley Orgánica de la Policía Nacional, constituir estos hechos infracciones disciplinarias.
En respuesta a la primera, la Delegada del Gobierno acusaba recibo de la denuncia interpuesta ante el Director General de la Policía en la que le informábamos de los hechos y le exigíamos el cese inmediato de esta práctica.
En dicha respuesta la Delegada manifiesta que “cualquier cuestión relativa a la uniformidad del Cuerpo Nacional de Policía, como lo es la obligatoriedad de portar en el uniforme el número de identificación personal visible, es competencia de la Dirección General de la Policía“. Ante esto y con carácter previo, quisiéramos agradecerle su contestación: no es habitual que la respuesta de su Delegación de Gobierno se circunscriba a un ámbito que no sea el de la mera vulneración de ejercicio legítimo de derechos fundamentales.
En primer lugar, manifiesta en su carta que lo relacionado con la uniformidad de los funcionarios de Policía es competencia del Director General de Policía y no suya, lo que nos deja perplejos ya que, para no ser de su competencia, se ha prodigado en todo tipo de medios de comunicación opinando sobre el tema y afirmando que en ningún caso sus agentes de Policía van sin identificación, aunque más de 200 fotografías demuestren lo contrario.
En segundo lugar debemos recordarle que, si bien es cierto que lo relacionado con la uniformidad no es de su competencia, sí que lo es (en virtud del art. 23.3 de la Ley 6/1997) “Proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizar la  seguridad ciudadana, a través de los Subdelegados del Gobierno y de las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado“. En la medida en la que la referida práctica -falta sistemática de identificación por parte de los funcionarios de Policía- implica una situación de total impunidad ante cualquier abuso cometido, con la consiguiente vulneración de derechos que esto supone, no sólo entendemos que le compete, sino que le exigimos que no eluda dichas funciones y asuma las competencias que la Ley le otorga, y no sólo las que le parecen oportunas en cada momento. Entendemos que toma conocimiento de la denuncia interpuesta y, por tanto,  del incumplimiento acreditado fotográficamente de la obligación de los  funcionarios de Policía de ir debidamente identificados.
En respuesta a la segunda, el Secretario de Estado de Seguridad contesta a la denuncia interpuesta HACE MÁS DE UN AÑO y no espontáneamente, sino tras haberle recordado en una segunda denuncia que aún no nos había respondido al escrito interpuesto en la primera.
Tenemos que señalar el gran estupor que nos ha supuesto el contenido de la contestación del Secretario de Estado de Seguridad, en la Comisión Legal de Sol desconocíamos el magnífico repertorio de humoristas con el que contaba nuestra Administración General del Estado.
Puede que este aspecto deba ser aclarado. Por un lado, nos satisfizo corroborar en dicha carta que, efectivamente, el Secretario de Estado de Seguridad conoce que es de su competencia y responsabilidad la correcta -deficiente o inexistente en este caso- identificación de la Policía.
El hecho sorprendente es que admite que no cabrá responsabilidad contra los policía sin identificar porque -véase la lógica que fluye en sus palabras y las dota de sentido- no ha sido posible identificarles.
Sin ánimo de hacer leña del árbol caído o ensañarnos con una frase desafortunada -nada más lejos de nuestra intención- se impone exigir al Secretario de Estado de Seguridad que relea la propia carta que nos hizo llegar y compruebe cómo de grave es que ni nosotros, ni él, ni ningún juez, ni nadie pueda (incluso contando con fotos) identificar a un grupo de Policías armados.
Porque la ley, como Cristina Cifuentes -Delegada del Gobierno en Madrid- ha afirmado y el propio Secretario de Estado de Seguridad reconocido, exige que vayan identificados tanto en la espalda como el pecho y con un tamaño de fuente suficientemente grande como para poder ser visto a distancia. Pero es que la propia lógica también lo exige, porque es inconcebible que los agentes de Policía incumplan la legalidad, actúen con tal impunidad y no puedan ser fiscalizados por jueces y tribunales; contando además, como acreditan estas cartas, con el conocimiento y beneplácito e sus superiores.
A nadie se le escapa que el Sr. Secretario dispone de medios más que suficientes para hacer que se cumpla la ley, esperamos que dedique más tiempo a cumplir su función de garantizar la seguridad de todos proporcionando a la Policía la debida identificación, que lo que le dedica a la redacción de las contestaciones.
Anuncios