Centros de Internamiento para Extranjeros (C.I.Es): BAJO NINGÚN CONCEPTO

Imagen1Ayer desde la Comisión Legal de Sol – 15M, contemplamos con perplejidad, estupor y, por qué no decirlo, vergüenza ajena como Amnistía Internacional España emitía un comunicado en el que manifestaba su conformidad con la detención e internamiento de personas migrantes cuando dicha privación de libertad tuviese lugar de manera excepcional, no generalizada, y siempre y cuando se realice como prescriben el derecho y las normas internacionales.

Detrás de estas palabras lo que en realidad encontramos es una justificación legalista de la privación de libertad de personas que no han cometido absolutamente ningún delito.

Los CIEs son, dentro del sistema de fronteras, cárceles destinadas a mantener a los migrantes sin permiso de residencia en el país de llegada durante el tiempo necesario para proceder a su expulsión del territorio nacional. No es necesario haber cometido delito alguno para acabar encerrado en uno de ellos: con carecer de permiso administrativo de residencia es suficiente.

Estos centros se extienden por todo el mundo, sobre todo en los países de ricos, y constituyen una manifestación del trato degradante e inhumano que los Estados pueden infligir a las personas por hacer algo tan legítimo como buscar una vida mejor. Este trato inhumano resulta aún más sangrante porque la mayoría de estos Estados son responsables del expolio que ha llevado al continente más rico del mundo en recursos naturales a una situación de empobrecimiento y de guerras silenciadas bajo intereses económicos y geopolíticos. Todos y cada uno de los CIEs repartidos por el Estado español acumulan denuncias por malos tratos, torturas, tratos degradantes o vejatorios e incluso agresiones sexuales y muertes bajo custodia policial.

No podemos, cuando menos, que reconocer la encomiable labor y el constante trabajo realizado por Amnistía Internacional durante todos estos años en favor de los derechos fundamentales y las libertades civiles. Precisamente por ello nos sorprende especialmente, y no llegamos a comprender, cómo es posible que una organización que dice trabajar para que se respeten los derechos humanos en todo el mundo, y que está en contra de la persecución por cuestión de género o raza y del encarcelamiento de disidentes políticos; está en cambio a favor, y no vea ninguna problema, de que una persona vaya a la cárcel, aunque sea unos meses, por el mero hecho de no tener un documento administrativo en regla. Sin duda deben dar explicaciones.

Por todo ello exigimos a Amnistía Internacional una reflexión profunda sobre este asunto y una modificación de sus postura respecto a los CIEs, de tal manera que apoye las propuestas de muchos colectivos que están luchando para que estos centros de internamientos se cierren y que personas inocentes, sean migrantes o no, no puedan ser privadas de libertad bajo ningún concepto.

Que no se amparen en la legalidad para defender una situación injusta, porque la legalidad nunca debería ser excusa para no obrar correctamente.

COMISIÓN LEGAL DE SOL – 15M

Anuncios